PINCEL Y MASILLA


En este Blog tiene cabida todas aquellas obras en las que se explica como se ha hecho.
Es conocido que cada modelista lo realiza de una manera diferente que otro modelista, porque le va bien, porque lo hace con el material que tiene a mano, ...
Por eso invito a todo aquel que lo desee que envie su trabajo para poder publicarlo en PINCEL Y MASILLA.

lunes, 10 de mayo de 2010

Técnicas de Pintado - 7. Lápices de Colores

Lápices de colores

Por Salvador Rosselló

Es una técnica muy sencilla, sin complicaciones y que practicamente la puede hacer todo el mundo.
Esta técnica consiste rayar las superficies perpendiculares de los vehículos (no las paralelas al suelo) para imitar las ralladuras con diferentes elementos externos al vehículo, por lo que se deja transferencia del color (esto ya parece CSI Las Vegas, jo!). Aunque esto parezca una frase de película, la realidad es así de real y cruel. Los vehículos militares en las guerras actuales, en especial 2GM en Europa, solían llevar rallados los laterales a causa de ramas (verde y marrón) y edificios (rojo, gris, cremas,…). Curiosamente los colores que no utilizaremos nunca para este efecto serán el blanco y el negro, ya que en la naturaleza no existe. Hacer ver que el vehículo ha chocado contra otro civil de colores chillones (verde fosforito, azul, negro, rojo Ferrari, blanco,…), si no se ve en la viñeta en la que se coloca el vehículo, queda fuera de contexto, no creíble y, por consiguiente, absurdo. También es evidente que está técnica, usa tal cual, queda muy irreal. Siempre se debe utilizar una vez pintado el vehículo y antes de empezar a envejecerlo, ya que las diferentes técnicas utilizadas posteriormente hará que se suavice la ralla y al integrarse a todo el conjunto, hará más creíble el vehículo.

La primera pregunta, antes de explicar en qué consiste esta técnica, es ¿sirven todos los lápices de colores? La respuesta es muy obvia: NO.
Los colores que utilizamos para pintar el dibujito en la escuela (Alpina, Stadler, Crayon,…) sólo sirven para papel. Para poder utilizar los lápices de colores deben ser los colores crasos (sólo se encuentran en tiendas de bellas artes), ya que estos nos permiten poder pintar incluso sobre cristal.
Los colores más habituales para poder realizar esta técnica son los indicados antes, verdes, marrones, grises, algún rojo o siena claro, y grafito (upss!, me he olvidado de mencionarlo antes! Shocked ).

Para poder mostrar como se realiza, aquí pongo unas cuantas fotos. La pieza sobre la que trabajaremos es la torreta de un AMX-30 francés.



Y los colores son de diferentes marcas, pero todos crasos. No todos los que hay en la fotografía van a poder utilizarse para este efecto, pero los tengo para otros efectos o simplemente para realizar pruebas.



El Blanco lo utilizo mucho para escribir títulos en carpetas oscuras. El negro sólo para unos casos muy determinados, que más adelante lo explicaré. Los azules... bueno, fueron para hacer unas pruebas y ahí se quedaron.

Una vez tengamos todo el material a nuestro alcance, se pasa a realizar el efecto de rallado del casco del vehículo.
Primero realizaremos unas rallas aleatorias por el lateral del casco del vehículo. Nunca por la parte superior. Bueno NUNCA, en maquetismo, no se puede decir, es cierto, ya que la mejor regla es saltarse las reglas, siempre que el objetivo final sea el que parezca lo más real posible. Estas primera rallas yo las he hecho en color verde. Se puede empezar por el color que más se desee o el que se quiera dejar por debajo de otros colores. Para el caso de un vehículo que ha estado en zona boscosa, lo mejor es primero el verde y después el resto de colores. En el caso de un vehículo que ha actuado en zona de población urbana, lo mejor sería el rojo tochana.



Perdonad la calidad de la imagen, pero no se que le pasa a la cámara que parece que el macro no funciona hoy muy fino (Murphy debe estar haciendo de las suyas Sad ).
Una vez hemos rallado en la cantidad que se desea (poco en el caso de haber estado poco tiempo por la zona elegida, mucho si lleva días haciéndolo), se pasa al siguiente color. En nuestro caso es el marrón. Este será también aleatorio y no importará si “machacamos” al verde en algún punto.



Una vez tengamos el efecto de estos dos colores realizado (a veces es preferible el exceso que no el defecto), pasaremos a otro color, si se desea. En mi caso he optado por un gris claro, sólo para dar un poco de profundidad a los trazos anteriores. Este lo he puesto con más cuidado en la parte inferior de los trazos anteriores, a modo de iluminación. No os preocupéis si queda demasiado irreal, al hacer desgaste por oleos y/o filtros posteriores, quedarán matizados y suavizados, quedando un mejor efecto de rallarlo y de pintura levantada, muy realista.



Hasta aquí todo terminado. Si el vehículo lo colocamos cerca de un edificio quemado, puede ser interesante utilizar el negro (si, ahora si se puede utilizar), para imitar rallas de ceniza de madera quemada que ha rozado con el chasis del vehículo. Sólo se debe tener en cuenta a la altura que se debe realizar, que debe coincidir con el quemado del edificio.
A mí me gusta utilizar además el lápiz de grafito, ese lápiz que no he comentado al principio.



El grafito sirve para simular algún punto donde ha saltado totalmente la pintura y deja al descubierto el metal. Después, si es el caso, ya oxidaremos.



Este lápiz de grafito (que se pide así en las tiendas de bellas artes) es especialmente indicado para dar el efecto metálico a las cadenas de los tanques.

Pues bien. Una vez realizadas todas estas rallas, el resultado sería el siguiente, teniendo en cuenta que está realizado como un vehículo que ha estado en zona muy boscosa durante bastante tiempo.



Y ya sólo falta seguir con los siguientes efectos: Filtros, Desgaste con óleos, Aguadas, metal al descubierto, oxidado y empolvado o embarrado con Pigmentos.

Ver:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...