miércoles, 26 de marzo de 2014

[Escenografía] Cráteres



Hay meses más prolíferos que otros en cuanto a hacer más trabajos de maquetismo, y este marzo es un claro ejemplo de ello.

Hace unos días, mientras estaba pintando el mago de la marca Fenryll, recuperé de una de las cajas con la ”P” de “Pendiente”, un montón de cráteres de Escenografía Épsilon sin pintar (20 para ser exacto; 16 de ellas de Épsilon y 4 de gris oscuro de no sé qué fabricante). Estas las adquirí de oferta, en las Alpha Ares del 2012; de oferta porque me comentaban que no tenían mucha salida. Que estas buenas piezas no tuviesen buena salida, no creo que fuesen por su acabado, que mientras las pintaba, hay que reconocer que el detallismo de la textura, en muy bueno.  Después de comentar en su día esto mismo con jugadores de Fow, indicaban que jugar con cráteres se puede hacer de dos maneras; o se ignoran, por lo que ponerlas no es lógico, o se usan como lo que son, por lo que para algunos jugadores no les gusta tener que sortear cráteres o que su enemigo pueda tente protección por estar dentro de uno de ellos.

Pero en el tipo de juego de escaramuzas, bien sea para 15mm como para 1/72 (el tamaño de estos cráteres), que se puedan poner antes y durante la partida, puede ser la diferencia entre que tu miniatura viva o muera.

Por ello las adquirí, y entre trabajo y trabajo me pongo a hacer estas piezas, aun siendo muchas, suponía que sería rápido el pintado. Y en tres noches y un domingo por la mañana, se  han terminado todas, pintadas, pigmentada y barnizadas.

Lo primero que hice fue imprimar en gris todos los cráteres, para que la pintura posterior agarre bien, ya que al ser de resina y brillante, podía correr el riesgo que la pintura me resbalara sobre ella.

Mi intención es crear unos cráteres en un suelo del frente de Rusia, aunque también que sea utilizable sobre cualquier terreno y frente. Por ello he escogido hacerlo con un resultado final en rojizo, que es el color que predomina más en Europa. En esta ocasión he utilizado acrílicas de diferentes gamas, pero del fabricante Vallejo.

Por ello el color base a colocar, no es el color chocolate que suelo poner a la mayoría de escenografía para Europa, sino algo más claro, el Sombra Natural, Acrylic Studio nº 17.
Los cráteres que se ven más oscuros que ya estaban pintadas de hace tiempo en marrón chocolate, no las he repintado, ya que así podré tener varios cráteres con un tono algo más oscuro.

Sobre este tono marrón, he aplicado un pincel semi seco con Tierra Oscura, Model color nº 70874, para aclarar ligeramente el conjunto.

Ahora le empiezan a tocar los colores un tanto “extraños” a este acabado del terreno. Con otro pincel semi seco, aplicaré el Amarillo Camuflaje, Model Color nº 70978, confiriéndole un aclarado más, pero también un tono verdoso de fondo.

Ahora debo empezar a aplicar los tonos que deberán conferirle el carácter arcilloso del terreno, empezando por el tono rojizo predominante. Y para ello uso en pincel semi seco también, el color Naranja, Model color nº 70956. Cuando estuve leyendo en varios artículos de otros modelistas la utilización de diferentes tonos, me percaté que los que utilizaban los tonos rojos, al final no quedaba esa sensación de terreno arcilloso rojizo que quiero conferir a las piezas; pero los que usaban colores más luminosos, más claros como el naranja, se conseguía ese tono peculiar del terreno, que era el que estaba buscando.

Ahora parece raro ese color y da la sensación de “me he equivocado al escoger el color”, pero confié en mi instinto y  seguí adelante. Y el resultado final ha merecido la pena.

El primer pincel seco que aplicaré, en todo el cráter, tanto en el interior como en el exterior, es el Camuflaje Alemán Ocre Naranja, Model Color nº 70824. Con esto conseguimos que el naranja empiece a estar integrado con el resto de tonos terrosos del conjunto. Y aquí ya empieza a verse el resultado espectacular de usar el naranja.

Ahora, y sólo por el exterior del cráter, hago otro pincel seco con Amarillo Desierto, Model Color nº 70977. Se debe tener en cuenta que en una explosión de estas características, todo lo que ha sido expulsado del interior del mismo por la explosión, se ha asentado en el exterior, por lo que suele haber  un aclarado del terreno circundante inmediato. Ya volveremos a “enrojecer” esta zona más tarde.
Ahora le toca a las crestas del cráter. He escogido que sea más claro, para resaltar el cráter. Para ello uso el Marrón Amarillo, Model Color nº 70912.
En principio las piezas podrían considerarse terminadas, pero a mí me encanta ir siempre un poco más allá.
Lo primero que hago es crear un lavado rojizo oscuro, para hacer sombras, con la pintura Marrón Caoba, Model Color 70846, extremadamente rebajada con agua (o con diluyente), hasta que al pasar el pincel no manche la parte superior del terreno y sólo se deposite el “agua sucia” (como dice un buen amigo mío al referirse a los lavados), en las ranuras y grietas del terreno.

Este lavado lo aplico con generosidad, pero sin exceso, en la parte exterior e interior del cráter, teniendo mucho cuidado de no “lavar” las crestas de los cráteres.

Y ahora le toca el turno a un lavado que utilizo mucho, para oscurecer el terreno y hacer resaltar la textura. Me refiero al Wash Color Sepia nº 73300. Pero como mi intención no es oscurecer mucho, rebajo el lavado hasta quedar como agua muy sucia. Este lavado lo aplico exclusivamente en el centro de los cráteres, aprovechando que el anterior lavado, aun no está seco, para que fusione un poco, consiguiendo una riqueza de matices en las sombras.

Y ahora cuando estén bien secos los cráteres, vuelvo a darle una segunda pasada de lavado de sepia muy diluido.
Los tonos ya empiezan a quedar como definitivamente había diseñado. Pero como estas piezas son para escenografía y deben verse en especial a distancia, no terminaba de gustarme lo que veía, por ello le doy un nuevo lavado, pero para aclarar un poco los bordes de los cráteres. En esta ocasión utilizo el Ocre Amarillo, Model Air nº 71033, muy rebajado hasta convertirlo en otro lavado. 

A nivel de pintura, ya hemos terminado. Ahora sólo falta darle un toque “polvoriento” al conjunto.

Para ello aplico pigmentos. En esta ocasión echo mano de mi antigua colección de pigmentos, los que realicé con barras pastel y otros pigmentos, más usuales en bellas artes.

Primero aplico un pigmento de el Marrón Claro (así me aparece en mi cajita, sin más datos), en todo alrededor del cráter, y en las ladeas interiores de los mismos. Este tono es más rojizo que marrón.

Personalmente me gusta aplicar los pigmentos con un pincel relativamente ancho (del nº 4, por ejemplo), pero sólo manchando la punta y eliminando el exceso. Depende del efecto que quiero conseguir, aplico el pigmento en una dirección determinada, en varias direcciones o en círculos. En este caso lo aplique de arriba debajo de las laderas internas y externas.

Después aplico, en este caso en círculos, en el centro de los cráteres, Sombra Natural, Pastel Titan nº 127ª, para dar una sensación de “quemado en el centro”.

Y  por último le doy un toque de “Marrón” claro en las crestas  de los cráteres, sin una dirección determinada.

Y ya que entre que algunas pinturas me brillaban un poco y que el pigmento no se acaba de asentar bien, por último barnice en mate todas las piezas, dando como resultado final las siguientes imágenes.

Espero que esta también os haya sido de ayuda.

Saludos.
Salva.

Artículos Más Vistos

[28mm] Tanques Soviéticos de 1935 - Parte 1

  Otro nuevo encargo de pintado.   En esta ocasión los tanques de multitorreta que los soviéticos empezaron a desarrollar en preguerra...